martes, 8 de marzo de 2016

REQUENA: TIERRA DE GRANDES VINOS, TIERRA DE MTB

Pistas enraizadas entre cepas centenarias, sendas sinuosas como el afluente de un gran río, trialeras para hacerte gozar como nunca antes habías gozado y el calor en un día gélido de los habitantes de esta preciosa tierra. Así ha sido esta marcha donde hemos sufrido y disfrutado como hacía tiempo que no lo hacíamos y los culpables de ello han sido los organizadores de esta magnífica marcha en Requena de mtb  en estado puro. Parte de la armada Doyoubike-Pacom se ha desplazado a esta localidad con ganas de dar lo mejor de sí. Arturo e Ibán (Zipi y Zape), Sento, Benja, Alberto, Rado e Ismael, han vivido un día que les será difícil olvidar.

Rado entrando en una senda

 Todo ha comenzado entre muchos nervios y mucho frío. Un frío a tener en cuenta ya que no nos ha abandonado durante todo el día y te calaba hasta los huesos. Faltaban pocos minutos para las 9:00h y se ha dado inicio a la prueba donde más de 800 bikers salían a toda velocidad como si la vida les fuera en ello. Los primeros kilómetros han discurrido por las calles de la villa que han dado paso a la primera pista de tierra. Una tierra de un color rojizo muy característico de la zona, un rompe piernas de subidas cortas con un fuerte desnivel y sus correspondientes bajadas han puesto a cada biker en su sitio.

Sento en una bajada técnica

 La primera “tacha” de la mañana no se ha hecho esperar y como todo lo que sube baja...pues asi fue y bajamos.  Esta trialera nos aguardaba con sus piedras amenazantes, donde había que elegir la trazada buena para pasarla sin problemas. (aunque no todos ven a las piedras como una amenaza, sino más bien como una bendición. Y sino preguntarle a Ibán como ha gozado volando por encima de ellas). Como no hay una sin dos y dos sin tres, esta pauta se ha repetido un par de veces más en toda la carrera, aunque cabe destacar la subida a las antenas y la vertiginosa bajada de las mismas.  Los últimos kilómetros han sido parecidos a los iniciales. Tierra roja entre viñedos donde se alternaban pequeños repechos en un terreno llano y donde ha aparecido un elemento nuevo en el día de hoy: un fuerte viento de cara que te obligaba a pedalear con fuerza para poder avanzar hasta la codiciada meta. 

Ibán sacando el jugo de su Orbea

 Una vez allí  nos esperaba un despliegue sin precedentes por parte de la Organización. La entrega de los codiciados trofeos a los ganadores,  obsequios para muchos bikers participantes en la marcha y la ya famosa paella con la que nos han deleitado, que por cierto estaba buenísima. Agradecer a nuestros corredores por representar a esta gran familia de amantes de la naturaleza, el sacrificio y el esfuerzo en esta tierra de grandes vinos y buena gente y como no, agradecer también a nuestros patrocinadores Doyoubike y Pacom Systems,  que sin ellos todo esto no sería posible.
¡¡ Nos vemos por los montes¡¡
Crónica by Ibán.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario