lunes, 7 de marzo de 2016

II Marcha +Quemao de Segorbe


Pintaba complicado el fin de semana en cuanto a la meteorología. Amenazaba frío, agua y viento. 



Anquela y César recogiendo los dorsales
Llegamos a Segorbe con tiempo de sobra para montar las bicis y recoger los dorsales. Anquela y yo por un lado y Salobre por otro.La primera sorpresa positiva que tenemos es que el tiempo no es malo: Segorbe nos recibe con 8ºC, algunas nubes sin importancia y ausencia de viento...¡bien!. Así que nos dirigimos a la zona de entrega de dorsales, donde el ambiente es fantástico. Los bikers de la maratón salen a las 9 y ya llenan la zona.

¡Cafecito y a la marcha!
La segunda sorpresa es la bolsa que nos entregan: botella de vino rosado, un par de geles, una braga y manguitos...¡Fantástico!
Después de tomar un café y ver salir a los de la maratón, nos dirigimos a la línea de salida. y aquí empezamos a darnos caña.

El recorrido inicial es por las calles de Segorbe, subiendo nada más salir unas rampas duras hasta la zona alta del pueblo. Bajamos paralelos a la autovía para girar y rodear el pueblo por la parte norte, cruzando en dos ocasiones el Palancia y volviendo a pasar por la línea de salida para definitivamente abandonar el casco urbano.

Recorrido por las calles de Segorbe

Tras cruzar la autovía en dirección sur, empiezan las rampas de la primera dificultad. Estamos en el km 12 y todavía subiremos un par de 'tachuelas' antes de que empiece lo bueno. En el km 20 la primera dificultad seria nos regala algunas pendientes del 20% y terreno muy suelto ¡es casi imposible no poner el pie en el suelo! A partir del km 21,5 empieza la subida al pico de la Mocha, la más larga de la jornada y máxima cota. A un servidor se le atragantan los últimos metros, pero Anquela y Salobre van muy bien. Al final coronamos y disfrutamos de otra de las sorpresas del día: impresionantes avituallamientos.
¡Dándolo todo!

Después de una rápida bajada, el el km 30 nos encontramos con las rampas más duras del día. Más del 25% con terreno muy suelto y roto...una risa. Después de un poco de senderismo, nos queda una larga bajada hasta el km 37, en el que subimos por una senda que habíamos bajado a la ida y ya sólo nos queda la suave subida hasta llegar a Segorbe y entrar en la meta después de casi 4 horas de bici, 46Km y 1360+

¡Caminos duros!

A destacar la organización, perfecta, y los avituallamientos en los que hemos podido comer jamón recién cortado ¡¡y tomar un mojito!! ¡Y de eso no hay imágenes!
Ramón y Salobre, en otra liga, servidor tiene que ponerse las pilas. El año que viene hay que repetir, a ver si se animan más compañeros del club!

Podéis ver todas las fotos en este enlace

¡Hasta pronto! 

Crónica por César López
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario