martes, 29 de marzo de 2016

IBZMMR2016 UN SUEÑO HECHO REALIDAD

Estoy sentando en mi sillón con mis huesos machacados, mis tendones agarrotados, mis músculos doloridos y a mi mente no dejan de venirle imágenes, recuerdos y sensaciones de lo vivido estos tres últimos días, tres días inolvidables. La Vuelta a Ibiza en MTB ha sido una experiencia de las más gratificantes vividas en mi trayectoria como ciclista, “dos” vueltas de rosca a todo lo que había experimentado sobre una bici y con el aliciente de haberlo compartido con Arturo, mi pareja en esta competición tan dura y gratificante a la vez.

En esas situaciones que tienes una caída, aparecen los problemas musculares o simplemente te agotas, en esos momentos más difíciles, donde por unas milésimas de segundo se te pasa por la cabeza abandonar, es cuando tu compañero te da su aliento y hace sacar lo mejor que llevas dentro y puedes superar una situación difícil para poder seguir hacia delante. Zipi y Zape (Arturo e Ibán)  han sabido compenetrarse a la perfección, han sentido la dureza del terreno y la belleza del entorno, el calor del público que animaba y el sol que quemaba su piel y también han sufrido y mucho. Ese sufrimiento del que solamente los biker´s saben sacar el lado positivo y convertirlo en disfrute, vamos que han gozado como perras. 

Zipi y Zape

Más de doscientos kilómetros y cinco mil quinientos metros de desnivel positivo acumulados son los números de infarto a los que nos hemos tenido que enfrentar. El primer día se dio la salida en la población de Ibiza , arropados por una multitud de espectadores que apoyaban a los corredores en el inicio de esta maravillosa locura, los primeros kilómetros se recorrieron a un ritmo trepidante, se notaba el nerviosismo en el pelotón y aunque todos sabíamos que había que guardar fuerzas, nadie quería quedarse atrás. La primera senda no se hizo esperar y es el único punto a reprochar a una organización perfecta, los mil doscientos corredores llegaron demasiado juntos hasta este punto y se hizo un atasco monumental, quince minutos estuvimos parados para poder iniciar la senda y después se bajó a paso de tortuga. Hemos disfrutado muchísimo del primer día de carrera y eso se nota en las sensaciones que nos transmitían nuestras piernas. Un ritmo medio pero constante nos hizo ir ganando posiciones durante toda la prueba, Arturo tiraba de Ibán en las subidas e Ibán le marcaba el camino a seguir en las bajadas. Esta isla no tiene grandes montañas, lo que si que tiene son grandes desniveles, cortos pero intensos y esta ha sido la tónica de los tres días, un sube y baja sin descanso que ha sido demoledor para las piernas.


Arturo Ortiz tirando de Iban Gomez

La etapa reina con más de ochenta kilómetros daba su inicio en la población de San Antonio, la moral estaba muy alta y las fuerzas parecían que no habían menguado, el trabajo del día anterior había dado sus frutos y nos situábamos en el cajón tres de salida detrás de los profesionales en el primer cajón y los muy buenos que estaban en el segundo. La estrategia a seguir en el día de hoy era muy parecida a la de ayer, ritmo constante y continuo evitando los “calentones” para que no nos pasaran factura al final del día, aunque todo se vio truncado cuando Ibán tuvo una caída nada más iniciar la prueba que lo dejó bastante magullado, perdimos mucho tiempo y muchas posiciones mientras se recuperaba y hacíamos unos ajustes en su bici, como se suele decir lo que no te mata te hace más fuerte y poco a poco Ibán fue recuperando sensaciones y también fue capaz de canalizar el dolor y la frustración de haberse caído en pura energía que transmitía a sus piernas, la remontada fue épica y aunque tuvimos que sufrir y no nos divertimos como el día anterior, el sabor de boca era muy dulce, por el buen trabajo realizado.
El último día de la competición había llegado y la moral estaba muy alta después de todo lo vivido en los días anteriores, las fuerzas parecían algo mermadas pero teníamos intención de dejarnos la piel y  hasta la última gota de sudor, por llevar a buen puerto esta hazaña, ser finiserh´s en la IBZMMR2016. Se da inicio la prueba e Ibán nota como sus piernas no van, están fundidas, Arturo se da cuenta de ello y aminora el ritmo, decidimos cambiar de estrategia, pasamos al plan “c” objetivo sobrevivir y llegar a meta. El paso por una zona junto a la playa con unas calas de postal, parece que hacen resucitar a las piernas de Ibán y consigue que le lleven hasta la deseada meta.
Estamos muy contentos por el resultado conseguido, posición 129 de la general y 16 en master40, toda una gesta para nuestros chicos.

Iban Gómez con mucho flow

La Vuelta a Ibiza ha sido toda una aventura donde hemos llevado nuestros cuerpos al límite y hemos conseguido transformar el sacrifico, el sufrimiento y el dolor, en alegría, satisfacción y orgullo.

Quiero agradecer a Eloy Izquierdo, nuestro entrenador, el trabajo que ha hecho con nosotros estos meses atrás, el esfuerzo ha merecido la pena. También quiero agradecer a la organización del evento que nos ha cuidado y mimado durante estos fabulosos días vividos en Ibiza y como no, a Doyoubike y Pacom Systems sin vuestro apoyo todo esto no habría sido posible. Y en un apartado muy especial están nuestras parejas, Sonia y Bea que han venido con nosotros a apoyarnos y cuidarnos durante estos días.

Os dejamos con el enlace de algunas imágenes de la prueba. 

 Crónica realizada por Iban Gómez

                  
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario