martes, 27 de junio de 2017

V Marcha AVAPACE


Cuando se juntan las ganas de pedalear y de ayudar, se consigue algo como lo de hace unos días: que 1000 personas pedaleen en favor de una causa social. Nada más (y nada menos) que eso.
La V Marcha Cicloturista por la Parálisis Cerebral AVAPACE logró congregar en Bétera a más de un millar de personas (que se dice pronto), dispuestas a pasar una mañana dedicada al ciclismo solidario; muchas de ellas subidas a las bicicletas, pero no menos importantes fueron las que regularon el tráfico, entregaron dorsales o repartieron comida y bebida.
En resumidas cuentas, un gran ambiente festivo.



Miguel Ángel García, Rado, Tere, Miguel Salido, César, Paco y yo nos conseguimos localizar entre tanto maillot blanquinegro e irnos juntos a la abarrotada línea de salida (Miguel Causera y Antonio también estaban entre la multitud). Allí se guardó un más que respetuoso minuto de silencio por las víctimas mortales de los últimos atropellos a ciclistas y, acto seguido, dieron el banderazo de salida a la marcha.



Nada de salir a fuego. Nada de ir buscando el hueco para ir ganando posiciones. Nada... pero yendo con ojo por lo de ir tanta gente junta y evitar un enganchón. Se nos dijo que ocupáramos sólo el carril de la derecha y así fuimos por la CV-333 dirección Olocau. Lo cierto es que impresionaba la larga marcha blanquinegra, neutralizada por el coche de cabeza y encauzada, cuando era necesario por las motocicletas.



Muy poquito a poco crecía el espacio disponible lo que permitía que fuésemos algo más relajados. Tanto que ese fue el momento en el que Miguel encendió el altavoz que llevaba en el manillar. Algunos se giraban para descubrir quien llevaba el hilo musical y, entonces, se sorprendían de ver a un tío con la 29" rodando a la misma velocidad que ellos con monoplato. Esas caras no tenían precio.



En el paso por Marines y Llíria se nos 'concentró' para no tener cortado el tráfico durante demasiado tiempo (lógico), pero volvimos a estirarnos de manera 'natural', ya que la carretera hacia Pedralba primero y a Casinos después, picaba hacia arriba. Sin prisa pero sin pausa, porque al llegar a este último, estaba previsto el parón para reagrupar a todos los participantes y comer algo en el recinto ferial de Gallipatos.



Agua, isotónico, manzanas, plátanos... suficiente para engañar algo el estómago y recuperar líquidos (hacía bastante calor), mientras nos reencontrábamos la gente del Club. Fue aquí cuando se nos unió Edu, antes de que volviesen a dar la salida neutralizada y enfilar hacia la CV-339. Se notó que en esta segunda parte dieron 'manga ancha', ya que nada más salir de Casinos la gente empezó a ir mucho más rápido... y no era sólo porque íbamos de bajada.



Esta vez no cruzamos Lliria. La bordeamos para acabar otra vez en la CV-35 que, ahora, se nos ponía cuesta arriba hasta el cruce con la CV-333.  Pues cada cual a su ritmo o en pequeñas grupetas (mucho mejor) para resguardarte del viento de cara que se empezaba a levantar y que no nos abandonaría, pero como el terreno picaba hacia abajo... casi que se compensaba.



Así acabamos el recorrido en Bétera; con una sonrisa en la boca, comiendo lo que nos ofrecía la organización para recuperar y comentando las anécdotas de esta jornada de ciclismo solidario. Seguro que en la VI Marcha AVAPACE volveremos a coincidir muchas caras conocidas.



Y no puedo terminar sin agradecer como siempre a nuestros patrocinadores DoyoubikePACOM Systems, Talleres Gonzalo, Prosolutions y Edetania Personal Bankers, por todo el apoyo que nos dan.

Hasta la próxima.

*********
Si quieres ver las fotos de la marcha, las tienes en la galería.

Aquí puedes descargar el track de la marcha.




*********
Crónica de Paco Pérez.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario