lunes, 7 de mayo de 2018

La Yesa: frío y granizo.


En la Yesa, segunda prueba del Circuito Serranía BTT, nos hemos llevado el ultimo coletazo del invierno. Nos recibía a 5 grados de temperatura y granizo en la parte final de la prueba, toda una odisea para estar casi en el mes de mayo, aunque ya lo dice el refranero español: Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo.
 Acudimos a la prueba once aguerridos corredores de DOYOUBIKE entre gente del Team y del Club : Rado, Nico, Pablo, Iván, Arturo, Luis, Ángel, José Manuel, Anquela, Martín y Gerard.


La Yesa repetía el recorrido del año pasado, muy rápido y disfrutón, no sin subidas largas y exigentes; arrancando desde el inicio en subida por pista (camino de Palacio), en paralelo al barranco de Vallunquer, durante 9,5 kilómetros para llegar a los 1511 m de altitud, sobretodo la segunda mitad (7% media).



El camino del Viso nos esperaba un poquito antes de coronar el alto de Sancho, senda larga y espectacular, despejada, curvas abiertas enlazadas de izquierda a derecha, con olor de tomillo, sin niebla para disfrutar de las vistas de la sierra de Javalambre. Brutal.



Seguidamente entrábamos en camino bueno para rodar con velocidad sin problemas. Más tarde pasaría a ser single track, sólo complicado en un tramo de 50 metros, por suerte este año el terreno y por lo tanto, las piedras, estaban más secas que el año pasado y este tramo técnico se pasaba con más tranquilidad que en la edición anterior.


Sin darnos cuenta pasamos el límite de la provincia de Valencia y rodamos por la de Teruel mientras seguíamos hacia Abejuela. Allí una rampa de hormigón para subir a la localidad paraba drásticamente el ritmo.


Salimos del pueblo, un poco más de bajada y a continuación nos arreamos dos rampones casi seguidos de 200 m cada uno al 12% de media, que te hacen recordar lo que ya llevas remando.
Una senda nos mete de nuevo en la provincia de Valencia y nos deja en el cauce del barranco de Juan Blanquilla, para que empecemos a remontarlo, 800 metros al 8% de media que van mermando las fuerzas para encarar los últimos 200 m finales al 13%.



El camino de la Abejuela sirvió para dejarse caer hacia la Yesa para iniciar el segundo bucle, un poco mas corto, 16 km pero con su exigencia.
Por la rambla de Ahillas giramos para no entrar en el pueblo. Un falso llano de unos 1,5 km por el camino del Hoyo de la Cederilla. Desvío a la derecha por una senda que estaba marcada con un premonitorio cartel que rezaba: El Tío del Mazo, peaje necesario para llegar al Collado de Aranda.

 

Superado al maldito tío del mazo (unos andando y otros pedaleando), ahora sí, una larga bajada. Senda que se unió al camino del Obrero, perdiendo pendiente a medida que volvíamos a estar, literalmente, en el cauce de la rambla de Ahillas.
Y como siempre el paso final por la rambla, el año pasado una orgía de arena, agua y barro que, con el estado de este año, casi parecía asfalto. Por fin meta, frío, granizo, lluvia... corriendo para casa que ya charlaremos en Titaguas.


Gracias a nuestros patrocinadores: DoyoubikePACOM SystemsEdetania Personal Bankersdigitis y Talleres Gonzalo, por todo el apoyo que nos dan.

*********
Si quieres ver las fotos de la prueba, las tienes en la galería.

*********
Crónica de Arturo Ortiz.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario