jueves, 6 de abril de 2017

XVII Marcha Cicloturista Requena Tierra de Vinos


Domingo 2 de abril, el despertador suena aún más pronto que de costumbre. Son las 5:45 y hay que ponerse en pie, me espera la XVII Marcha Cicloturista Requena Tierra de Vinos, mi primera marcha 'seria' con la bici de carretera.
Después cargar la bici en el coche y recoger a un par de amigos, nos dirigimos hacia Requena mientras amanece y vamos viendo en el termómetro del coche cómo va bajando la temperatura...¿patas al aire o perneras?

Requena se nos presenta repleta de ciclistas. El ambiente a casi una hora de la salida es impresionante y las calles cercanas a la céntrica Avenida de Arrabal son un hervidero de bikers descargando bicis, cambiándose, tomando el último bocado...



Tras recoger dorsales (¡con photocall incluido!) y acabar de vestirnos nos colocamos en la salida, que ya está repleta. A las 9 en punto de dispara la traca que abre la carrera y salimos todos en dirección sur, hacia La Portera. La salida es muy limpia y el pelotón se estira nada más abandonar las calles de Requena. La velocidad es elevada y los primeros 50 Km no hay ni rastro del temido viento que anuncian las previsiones.



El recorrido es un auténtico rompepiernas sin ninguna zona llana, enlazando repechos uno tras otro hasta llegar al llegar al primer 'puerto'. Hasta entonces hemos rodado protegidos a la cola de un grupo numeroso sacando una media de casi 32 km/h. En las primeras rampas el grupo se va rompiendo en pequeños grupos en función del ritmo de cada uno.

A partir del kilómetro 60 la cosa se complica, con un viento cada vez más fuerte soplando del Norte de forma que cuando vamos hacia Utiel, nos entra de cara con fuerza. Pasando Utiel, la recta que encara hacia el puerto del Remedio se hace un verdadero infierno. Rachas de 40 km/h, grupo de 6 ó 7 unidades, picando ligeramente hacia arriba... con todo el desarrollo y a 12 km/h llegamos al abrigo del puerto, con 90 km ya en las piernas.



La subida no es excesivamente dura, con algo menos del 7% de media pero con varias rampas del 9%. Tras coronar y parar un minuto en el avituallamiento, la bajada la hacemos por muy buena carretera. Pero no es todo bajada hasta la meta, un par de repechos aún nos obligarán a apretar los dientes.



Finalmente llegamos a Requena y entramos en meta después de 5h 55', superando mi objetivo personal (Uva de Plata, 6h20') después de 136 km y 1800 metros de desnivel. Muy contento con el resultado, no sólo por el tiempo, sino por haber disfrutado la prueba a pesar de la dureza. Ojalá en futuras marchas cicloturistas se anime más gente del Club Ciclista Doyoubike-PACOM.

*********
Si quieres ver las fotos de la prueba, las tienes en la galería.

*********
Crónica de César López.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario