domingo, 12 de marzo de 2017

Las Peñas Blancas


Puede que fuera por la presentación del Club Ciclista Doyoubike-PACOM la noche anterior o por ver casi los 100 km en el total de la ruta, pero sólo 7 integrantes del Club madrugamos para disfrutar (con mayúsculas) de una larga, soleada y 100% ciclable ruta por el Parque Natural de la Sierra Calderona, en concreto por las Peñas Blancas: Luis, Adrián, Xeni, Ramón, 'Salobre', Paco Pla y yo.




Después del parón jugando al Sambori (real) mientras esperábamos a Paco, recorrimos el resto de la Vía Verde Xurra, atravesamos Puçol y tiramos hacia Estivella por la N-234. La verdad es que da gusto ver tal cantidad de grupetas a primera hora de la mañana... sobretodo ahora que el tiempo es más amable.



Así a lo tonto, ya en Estivella, habíamos cubierto un tercio de la distancia 'programada' y, visto que después no tendríamos sitio o al menos no a una hora prudente, decidimos parar a tomar algo. Y así fue. Nada de un almuerzo propiamente dicho, porque lo que nos quedaba por delante no era como para hacer un exceso.



Por el camino del Pla, ya con algo más de pendiente, cruzamos bajo al autovía Mudéjar a la altura del barranco del Ferrer para ir remontando por asfalto todavía, aunque algún tramo ya era de pista, el barranco de la Sarba Un torrente que cruzamos y nos colocó con la silueta de las Peñas Blancas justo enfrente nuestra.
Tras un primer calentón (1 km al 7,5% de emdia) en la rampa del camino de la Font del Comte y pocos metros antes de llegar a ella, torcimos a la izquierda, poniendo las bicis definitivamente sobre tierra, coincidiendo con la entrada en la Provincia de Castellón.



Y es que ahora empezaba lo bueno. La primera subida seria de la ruta, podríamos decir, empezaba aquí, con un trazado extremadamente revirado que siempre equivale a ganar bastante altura con cada giro de 180º que realizas. 3,5 Km por cubrir destacando cuatro peldaños:
1º.- 600 m al 9,3% de media.
2º.- 550 m al 11% de media.
3º.- 450 m al 11,3% de media.
4º.- 730 m al 6,5% de media




Ya arriba del todo, tras una parada en la que además de recuperar y juntarnos, estuvimos contemplando el valle entre la Calderona y Espadán, tocaba saborear el tramo descenso que nos tocaba hacer; el primero que podríamos considerar largo desde que salimos de Valencia y que concluyó el llegar al lecho del barranco de la Saborita. Otra vez a bajarse la cremallera del maillot y apretar.



Por el de nuevo revirado camino del Tristán a la Masía Nueva, llegamos a las faldas del pico tras 2,3 km al 8% de media, sin descansos, dando gracias a los pinos por hacernos sombra mientras íbamos para arriba.



Allí tomamos la decisión de no ir a por los 790 m de altura del Tristán; mejor dar un pequeño rodeo, recuperar en un breve descenso y empezar la vuelta a casa vista la hora que era.



Lo que no sé es si hubiese valido la pena ir al Tristán, porque cruzado el barranco de la Saladilla teníamos algo más de 1 km al 8% de media por delante, alcanzando la cota más alta de la ruta 735 m y acabando relativamente cerca del punto donde nos habíamos desviado, a nada de la fuente del Tristán que, ya que llevaba agua, aprovechamos todos para aprovisionarnos.



El camino de la Viuela fue el punto en el que se iniciaba el descenso que, prácticamente, no abandonaríamos hasta Valencia (con mayor o menor pendiente, claro). La primera parte de la bajada era más 'delicada', ya que las últimas lluvias han lavado a base de bien el camino de rodeno, dejando al descubierto mucha piedra angulosa suelta, creando cárcavas de considerable profundidad y escalones traicioneros.



De todos modos, con un poco de ojo y sabiendo por dónde meter la bicicleta, se puede rodar con bastante agilidad, cambiando continuamente de izquierda a derecha y viceversa. Si antes trabajaban las piernas ahora le tocaba el turno a los brazos.



Cuando el camino se volvió más amable y se fue ensanchado (camino del Campillo a la Falaguera), nos pudimos fijar en que, a nuestra derecha, el barranco de la Viuela llevaba bastante agua... lo mismo que la fuente de la Gota, que algo de líquido dejaba caer por el fino caño.
Al llegar a la zona del Portixol el color del camino pasó de rojizo a blanco y, aunque el firme era de gravilla, la velocidad se pudo mantener con facilidad hasta llegar al cruce con la CV-331, al lado de nuestro frecuentado Km0.



Pusimos rumbo al Sanatorio de Porta Coeli por un camino de tierra que empieza en la CV-328 y que, poco a poco, dejó de estar rodeado de pinos para serpentear entre campos de naranjos, a medida que nos alejábamos de la frontera del Parque Natural por el camino dels Algepsars. Señal de que no en demasiado tiempo pasaríamos a estar sobre alquitrán.



Este cambio se produjo antes de cruzar el barranco de Porta Coeli por primera vez, coincidiendo con un periodo de relajamiento... aunque el viento soplaba en contra con algo de fuerza. Entonces empezó la sesión de fondo: todos en fila, con algún que otro relevo, rodando rapidito hacia el barranco del Carraixet.



Desde ese momento en la grupeta se fue cumpliendo lo de cada mochuelo a su olivo conforme nos acercábamos a la casa de cada uno, pero no sin antes darnos un apretón de manos que llevaba implícito el Nos vemos en la siguiente salida.

Por supuesto no puedo terminar sin agradecer, como siempre, a nuestros patrocinadores DoyoubikePACOM Systems, Talleres Gonzalo, Prosolutions y Edetania Personal Bankers, por todo el apoyo que nos dan.

Hasta la próxima.

**************************

Si quieres ver todas las fotos de la marcha, las tienes en la galería.

Este es el vídeo de la jornada que ha editado 'Salobre':


Aquí puedes descargar el track de la marcha.






*************************

Crónica de Paco Pérez

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario