martes, 6 de marzo de 2018

La Machacá


Pocas cosas satisfacen más que ver crecer a la gente contigo, los hijos desde luego, que decir, pero a veces los amigos también dan esa satisfacción. En este caso mi satisfacción es ver crecer a Rado Kirov como ciclista, como a base de tesón y constancia, un ex deportista de lucha libre, está transformando su cuerpo y su mente para convertirse en un gladiador de los pedales. 
Este pasado domingo hemos compartido competición como pareja en el Gran Premio de Vall d'Uixó, la famosa "Machacá", disputando la prueba maratón de 70 km con casi 1900 metros de desnivel positivo.


A la temprana hora de las 6:30 de la mañana, recogía a Rado en su casa para desplazarnos hasta la Vall d'Uixó, ya que la Machacá fija su hora de salida a las 8:30 de la mañana, y esa media horita de menos se nota y mucho. Lo que también se nota y mucho es la falta de competición y en las rutinas pre carrera también; llegar estresados, buscando el dorsal y sobre todo ¡un váter! Pero bueno, todo listo. Calentamos, línea de salida y... ¡¡LOS DORSALES!! No los hemos puesto jaaarrrr. Cinco minutos para salir, carrera al coche y con un minuto de margen dorsales puestos...120 ppm y sin dar pedales.


A las 8:30 salida frustrada; se va la luz y los arcos de meta y el sistema de cronometraje se quedan ko. Nervios, carreras y por fin solución, preparados, listos ¡ya! Salida a tope. Como compartíamos los primeros 26 kilómetros de la prueba con los de 40 km, se sale como si no hubiera un mañana, pero bueno, a los 10 kilómetros se comienza la subida al Sant de la Pedra, la más exigente del recorrido (4 km al 11% de pendiente media y rampas que superan el 20%) que pone a cada uno en su sitio.



El recorrido, salvo por el subidón de 4 kilómetros, es un continuo rompe piernas: el típico perfil de dientes de sierra. Continuamos por sendas, tramos urbanos y zonas de interés turístico nacional (acueducto romano de San José). En el km 24 subida a San Antonio (400m al 13% de pendiente media) para continuar por senda técnica (calzada romana) hasta la senda de San Antonio (subida técnica de 200 metros) llegando al punto donde se separan marcha y maratón (km 26).
Ya en el km 55 se encuentra la subida al síndrome de Diogenes (600m al 12'2 % de pendiente media y rampas al 19%), continua por una senda corta y de bajada asfaltada hasta la subida al Tubo (800 m al 13% de pendiente media y rampas al 22%) y se llega a la senda técnica de Montalar (km 60), momento en el cual la lluvia decidió darle algo de "picante" a la prueba y convertir las zonas técnicas de piedra en pastillas de jabón; y bien que lo comprobamos, sobre todo yo dando con mis huesos contra el suelo.


Después de superarla se continúa rápidamente por terreno llano hasta el km 65, donde se encuentra la terrible subida a La Machacá 150 metros al 25'2 % de pendiente media y rampas del 34%. ¡¡Mi reino por un piñón del 50!! Con mucho, muchísimo esfuerzo y llevados en volandas por los ánimos de la gente que allí se congregó, lo conseguimos superar. Ahora ya, más solos que la una (nadie delante, nadie detrás) seguimos remando hasta meta para acabar en 3h 51´ en el puesto 42º y 43º de la general haciendo 5º por parejas, 3º master45 (Arturo) y 8º master30 (Rado), un gran resultado.


Gracias a nuestros patrocinadores Doyoubike, Pacom Systems, Edetania Personal Bankers, Talleres Gonzalo y digitis, por seguir confiando en este gran Club y apoyarnos a conseguir nuestras metas.

*********
Si quieres ver las fotos de la prueba, las tienes en la galería.

*********
Crónica de Arturo Ortiz
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario