viernes, 6 de octubre de 2017

Toparse con la realidad en Sot de Chera


Perder la rutina de acudir a las marchas por el parón de verano, se nota. Se nota porque el comentario más escuchado una vez se pasaba el arco de meta era el de: 'Más dura de lo que esperaba'. Seguro que esos 1370 m de acumulado en 39 km tuvieron que ver al igual que las pedregosas y reviradas sendas... todo suma, pero lo bueno es que ha vuelto el Circuito Serranía BTT y el dolor de piernas para la tarde de los domingos está asegurado.



Para Sot de Chera nos fuimos Arturo, Joseph, Rado, Nico, Rafa Abril, Alberto, Perpiñán, José Sevillano, David (welcome back!), Edu, Carlos y yo (con Tere y M.ª José de apoyo emocional).
Y ya que hay que retomar lo de las marchas, ¿por qué no hacerlo a las bravas? Siempre suele haber algo, un poquito aunque sea, de llaneo una vez dan la salida, pero esta vez lo llevaron a la mínima expresión... ni medio kilómetro y a escalar las calles del pueblo en dirección al camino de Cubillas.



Casi 9 km de subida con un solo descansillo, 'suficiente' para oxigenar las piernas tras este primer sprint (3 km al 6% de media) y encarar los 5 km siguientes (5,5% de media) con el objetivo de alcanzar la cota más alta de la marcha: 745 m.
Cada cual dando pedales a su ritmo y para arriba. No hay otra. Primero por la pista ancha y luego por el camino del Plano, remontando la rambla de Cubillas, que se notaba bastante menos transitado y nos iba a llevar al primer descenso del día.



Qué rápido pasan los kilómetros cuando desciendes. En esta parte, la cercana al puntal de los Vagos, fue donde Arturo tuvo la mala suerte de cortar el neumático (abandonó) y se quedó a las puertas de la primera senda del día, la de Campanilla.
Una senda muy polvorienta a tramos, con piedra y escalones que no daba pie a relajarse lo más mínimo.

 

La vuelta al camino de Cubillas, pero sin tener que subirlo otra vez, marcaba el final del primer bucle del recorrido. Volvimos un poco hacia atrás, cruzando el barranco de las Viñas y tras una pequeña ascensión, ya teníamos nuestra rueda delantera apuntando a la senda del Fetge: unos 700 m de single track que alternaba tramos de piedra con otros más rápidos, de esos de mover la bici de izquierda a derecha entre pinos.


 

Y a partir de aquí se nos presentaban por delante 12 kilómetros con un perfil claro de dientes de sierra, 5 para ser exactos, pero cuya tendencia era claramente la de ir hacia arriba, de modo que habría que aprovechar o paladear, los escasos momentos de bajada.
El primero (450 m al 8,5% de media) y el segundo (950 m al 7% de media) de estos dientes se encontraban fuera de frontera del Parque Natural de Chera - Sot de Chera, por Cullibres y con unas privilegiadas vistas del embalse de Loriguilla.



Con el tercero (1 km al 8% de media) volvimos al Parque Natural, remontando el barranco de la Cañada del Conde, aunque abandonaríamos la zona protegida de nuevo al rodear La Muela. Quizás este cuarto 'diente' fuese más complicado que los anteriores por ser un tramo realmente rompepiernas, con sus 2,7 km de perfil variable, mención especial para esa parte de 650 m al 9,5% de media.



Pero como se suele decir... lo mejor para el final. El barranco de la Fuente de las Borregas. Último diente de la sierra de casi 3 km al 5% de media, pero que empezaba con esos 1300 metros al 7% constante. Levantar la vista y ver maillots moverse despacio entre los pinos, por donde parecía no haber camino... quin patiment!
Así dejamos atrás El Plano y llegó el más que merecido (y deseado) descenso, a la altura del barranco de las Viñas, con la senda de la Cuesta Larga.
En ese momento miras el GPS y ves que has hecho 25 km con 1000 de desnivel, coincidiendo con que la senda deja de ir hacia abajo y piensas: 'Por favor, que la cuesta larga no sea hacia arriba'.


 

Es sólo un 'momento' (400 m al 8,5% de media) comparado con los 3 km de senda que vienen a continuación. Se podría pensar que es tiempo de medio-relajarse, recuperar, etc. pero nada más lejos de la realidad.
El dolor de brazos al llegar abajo sólo es comparable al sufrido en las piernas para llegar al principio de esta parte. Dura.
Polvo, piedra suelta, escalones de todo tipo, roca desnuda, toboganes... de todo. Podías encontrar de todo.


 

Puede que el punto caliente estuviese en esa horquilla a izquierdas sobre una losa de piedra (gracias Edu por ponerme sobre aviso) que te hacía pensar por un segundo en qué tenía menos posibilidades de perder agarre: pasar con la bici y confiar en el neumático o pasar andando y confiar en tus calas.



Sea como sea, al llegar abajo, me di cuenta de que no sólo el verano había pasado factura al fondo físico... la confianza y la técnica, también necesitarán algo de ayuda.
El caso es que el segundo bucle se acabó y tras bajar (literalmente) unas escaleras, nos dirigieron hacia el pueblo por la margen izquierda del río de Sot. Tratamiento de lodos curativos y un poquito de agua para afrontar una rampa hormigonada que te hacía entrar en calor otra vez, avituallamiento y...



Y de repente sabías dónde estaba el desnivel que te faltaba por cumplir. Básicamente en esos 1300 m (10% de media) por el asfalto del camino de Pera, que eran necesarios cubrir para enlazar con el camino de tierra que, después de algún otro toque de atención en forma de rampón, acabaría por convertirse en la última senda del día.



De nuevo una zona que se las traía, en especial esas 6 curvas de 180º consecutivas, donde había para elegir en el menú: trazada con polvo, escalón de roca desnuda o piedra suelta con posible visita al barranco.
Complicaciones de nuevo para afrontarla, pero al final todos llegamos a la orilla derecha del río pedaleando en contra del sentido del agua, para acabar superando los últimos obstáculos en forma de pasarelas y tablones y cruzar el arco de meta.




Así quedamos:
Joseph: 34º general y 14º M30 (2:04:54)
Alberto Peyró: 39º general y 8º Promesa (2:05:57)
Rado: 76º general y 27º M30 (2:14:36)
Nico: 77º general y 17º Élite (2:15:41)
Rafa: 119º general y 42º M30 (2:29:14)
Edu: 192º general y 48º M40 (2:46:38)
José: 253º general y 89º M30 (3:01:59)
Jorge Perpiñán: 254º general y 71º M40 (3:02:00)
Paco: 270º general y 74º M40 (3:09:41)
Carlos: 301º general y 80º M40 (3:26:20)
David: 308º general y 82º M40 (3:33:32)
Arturo: Retirado

En definitiva una mañana de reencuentro y muy buen ambiente que se repetirá, seguro, en la próxima marcha del circuito.
Claro, y no puedo terminar sin agradecer, como siempre, a nuestros patrocinadores DoyoubikePACOM Systems, Talleres Gonzalo, Prosolutions y Edetania Personal Bankers, por todo el apoyo que nos dan.

Hasta la próxima.

*********
Si quieres ver las fotos de la prueba, las tienes en la galería.
En este vídeo Tienes la senda Campanilla al completo, con David como protagonista:

Aquí puedes descargar el track de la marcha.




*********
Crónica de Paco Pérez.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario