jueves, 19 de octubre de 2017

Marcha BTT Chera


Excelente. No se le podría dar otra calificación a la mañana que pasamos en Chera. 16 bicicletas en la marcha, recorrido completo y divertido, animación y apoyo individualizado en diferentes puntos del recorrido, cero abandonos, premio por ser tercer equipo más numeroso, suerte en los sorteos posteriores... #asídagusto.



Detrás del arco de salida nos juntamos Carlos, Jorge Perpiñán, José Sevillano, Ángel, Ramón, 'Salobre', Joseph, Alberto Peyró, Rado, Nico, Arturo, Xeni, Alberto Martínez, Edu, Luis y yo; pero es que, fuera, estaban Sara, Teresa, Mª José, Ibán, hijas, hermanos... Vamos, un séquito que ya quisieran tener en otros clubes.



¿Una salida hacia abajo? Claro, bien pensado. Una manera de tenerte más o menos contento, porque si de buenas a primeras te dicen que lo primero que te vas a encontrar frente al manillar es la subida a las lomas de Ropé, igual te lo piensas. Qué menos que disfrutar un poquito antes de los 7 km de cuestas en los que ganaríamos casi 500 m de acumulado.




Si dividimos esta subida en dos tramos, el primero es de unos 2,5 km, donde la parte inicial es la más intensa (1,3 km al 9% de media) y el resto ya se tiende un poco (5,5%) e incluso tiene un par de descansillos. El tramo de transición (1,5 km) para ir a la segunda mitad del puerto, incluye un par de repechos para no perder tensión en las piernas y mantenerlas activas de cara a la zona dura.



Hay que agarrarse fuerte al manillar y empezar a empujar fuerte los pedales; buscando tu ritmo y sin volverse loco, ya que son 3 km al 8,5% de media y sin escapatorias. ¡Ah! Y no levantes mucho la vista porque verás la romería de compañeros de fatiga, nunca mejor dicho, cubriendo esta sección de la Ruta de los Tres Picos (PRV-101).
De repente se empieza a escuchar música de fondo (en mi caso Eye of the tiger) que lo que venía a decir era que ya estábamos arriba (914 m de altitud) y que en lugar de continuar hacia el pico Ropé, se nos desviaba por la Cañada Real de Castilla.



Terreno descendente y polvoriento que permitía llevar un pedaleo fluido pese a la gran cantidad de cantos que asomaban en el camino, adentrándonos en el Parque Natural de Chera - Sot de Chera.
Poco a poco se iba ganando pendiente aunque no nos dejaron coger demasiada velocidad porque el trazado nos metía por la primera senda de la marcha: la del barranco del Agua. Empezaban a aparecer tímidos escalones que dejaron finalmente de serlo, para convertirse en una senda rota tras de una empinada Z.


 

Senda que combinaba toboganes, con roca desnuda, escalones, curveo... Un poquito de todo, vamos, que obligaba a estar alerta en cada metro (vídeo). Pero nada de bajar la guardia, porque a continuación empezaba una divertida gymkhana en la Selveta, que parecía pensada para una escuela de MTB: Cruzar por los ladrillos un pequeño reguero de agua, atraviesa zona embarrada, bajar por escaleras de madera más giro por puente más escalón (gracias al equipo de animación en este punto, porque daban ese puntito extra necesario), slalom entre árboles... Entretenida parte (vídeo).


 


Finalmente aparecemos en las calles de Chera. Ponemos una X en el primer bucle y a empezar el segundo. Y ya que estamos saliendo del pueblo, ¿porqué no hacerlo de nuevo hacia el pico Ropé? Por suerte no haríamos la subida completa (sólo 3 km al 6,5% de media). Un desvío a la derecha nos encaminó a las Umbrías de Medién por una senda poco complicada, al final de la cual, la organizacíón había colocado el segundo avituallamiento.



Se agradeció que los siguientes 1000 metros no hubiese complicación alguna, ya que así daba tiempo de masticar y beber con algo de calma, aparte de descansar para estar a punto de cara a subir la tercera 'chincheta' de la prueba situada en el km 20. Al fin y al cabo no llegaba a 1 km de longitud, pero su 9% de media hizo mella en las piernas. Quien diga que no...


Y tras el esfuerzo, recompensa. Iniciábamos un largo descenso (algo más de 4 km, vídeo) por una pista forestal que acabaría siendo un senda (vídeo) con algún que otro paso complicado, cuando se rodeaba el peñón de las Ubielas, con bastante piedra suelta y en el que nos encontramos a Ibán advirtiendo de una Z complicada (curva cerrada a derechas y escalera a continuación), animando y sacando algunas fotografías. ¡Mil gracias!


  

El cruce con la CV-395 no detuvo la bajada. En absoluto. Paso más que veloz por Las Ubielas gracias a unas enlazadas y, de repente, te veías pedaleando sobre la misma presa del embalse de Buseo. Imposible no girar la cabeza a ambos lados para disfrutar del paisaje en este punto, que sería la puerta a, en mi opinión, uno de los tramos más bonitos del Circuito.
¿Qué mejor que entrar en él poniendo todo el desarrollo para salvar un talud y que te tomen una foto en ese momento de esfuerzo?



 

Con una pared de roca a la izquierda y el agua a la derecha llegábamos a, como rezaba un cartel, la zona técnica: una bajada de roca desnuda que tenía metros después el paso por la losa, seguida de algunos puntos donde bajarse de la bicicleta, estaba hasta bien visto. Todo para llegar a la orilla del embalse e ir hacia la cola del mismo por una ancha pista a la mayor velocidad que tus piernas te permitiesen, mientras los campistas y pescadores miraban el paso de las bicicletas.



Cuando pasamos encima del del río Reatillo (que es el que alimenta el embalse), donde el último avituallamiento, la pista se estrechó y empezó a ganar pendiente. Lo que venía a decir era que empezaba la última ascensión (2 km al 7,5% de media) que era la que te iba a hacer completar el desnivel prometido de la marcha.
Lo que pasa es que, ya en la cima, coincidiendo con el cambio de firme a asfalto y viendo las primeras casas de Chera, uno se hacía a la idea de que ya había cumplido el expediente, pero nada más lejos de la realidad.



Casi me paso el desvío a la derecha que nos metía por un rampón hacia el cementerio (150 m al 15% de media), roto en el inicio donde las pocas reservas que tuvieses a estas alturas, desaparecían.
Menos mal que luego empezaba una bajada llevadera que, ahora sí, nos metía en las calles de Chera.


 



No sé en qué momento de la reunión en la que se decidía el recorrido, alguien tuvo la ocurrencia de preparar este final y hacernos dar una vuelta por las afueras de Chera, con la traca final del medio kilómetro al 8% de media que acababa a pocos metros antes del arco de meta.
A cuentagotas fuimos llegando a la plaza para compartir la vivencia de cada uno entre bromas, risas mientras recuperábamos fuerzas y esperábamos a que nos llamasen por ser el tercer equipo con más representación en esta prueba.



Tras una intensa rifa interna, Ramón se llevó la pieza a casa; pero no sería el único en llevarse algún detalle de Chera, porque Edu y Ángel también rascaron algún regalo de los patrocinadores de la marcha. Luego a recoger y cada mochuelo a su olivo.

Con respecto a las clasificaciones, así quedamos:


Y no puedo terminar la crónica sin agradecer, como siempre, a nuestros patrocinadores DoyoubikePACOM Systems, Talleres Gonzalo, Prosolutions y Edetania Personal Bankers, por todo el apoyo que nos dan.

Hasta la próxima.

*********
Si quieres ver las fotos de la prueba, las tienes en la galería.
Y este es un vídeo que fue grabando 'Salobre' durante el recorrido:



Aquí puedes descargar el track de la marcha.




*********
Crónica de Paco Pérez.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario