miércoles, 11 de noviembre de 2015

II XC MARATÓN de BORRIOL


El pasado día 8 de Noviembre se dio por finalizado el circuito “Challenge xc maratón” de la diputación de Castellón. La última prueba trascurrió por tierras de la comarca de Borriol con un trazado muy exigente que puso a prueba a los bikers. Les hizo dar hasta la última gota de sus fuerzas, y dejarse la piel y el alma para poder completar los 80 km del trazado con un desnivel positivo de 2000 m. Ibán y Sento fueron los representantes de Team que se atrevieron a afrontar semejante reto, eso sí, acompañados por "la grupeta" de amigos de Team Flowers y Pitor Torrente, una amistad que se fraguó ya en tierras de Teruel en la también exigente prueba “Transhighlands”.

Amanecía en Borriol y la humedad de una persistente neblina penetraba por los poros de la piel y hacía erizar todo el vello del cuerpo. No se si era algo premonitorio o simplemente una casualidad. Nos íbamos afrontar al mayor reto de nuestra vida como bikers y no éramos conscientes de ello: - "¿Qué son 80km de mtb para unos bikers curtidos como nosotros? ¡Eso está chupado” - pensábamos.

Hay que ser humildes y poner los pies en la tierra. Antes de valorar o juzgar algo sin saber en que consiste y sin conocerlo de primera mano. Nos habían dicho que la prueba era muy dura pero resultó ser un infierno. Un infierno con sabor a gloria.


Ibán a fuego
A las 8:30 h dio inicio el maratón y la primera subida, larga y constante, nos estaba esperando. Un pequeño hueso que había que superar para ir calentando las piernas. Todo lo que sube, baja y la primera trialera nos estaba aguardando. Una trialera muy disfrutona con pasos técnicos asequibles pero a la vez mostrando su lado más oscuro y advirtiendo lo que nos esperaba por delante. La tónica general de la marcha entre el kilómetro 20 y el 60, fue una sucesión de subidas muy duras y cortas con bajadas por sendas o trialeras más o menos exigentes y muy divertidas.
 A partir del kilómetro 60 comenzaba una prueba con las mismas características pero a la vez totalmente diferente. El grado de dificultad se incrementó notablemente, sobre todo en una subida donde tuvimos que hacer pie y empujar nuestras bicis para superar algunos puntos del trazado. Y, cómo no, no me puedo olvidar de las trialeras, unas trialeras que se habían desprendido de su piel de cordero y mostraban al lobo que llevan dentro.

Sento exprimiendo su máquina
Una vez más “gozamos como perras” aunque ese gozo tuvimos que extraerlo del sufrimiento. ¿Qué tendrá este deporte que después de acabar la prueba y con todo lo que habíamos padecido ya estábamos pensando en la edición del año que viene? ¿O es que 
los bikers estamos hechos de otra pasta?

Como siempre agradecer de corazón a nuestros patrocinadores DOYOUBIKEPACOM SYSTEMSMUSARION Y TALLERES FRANBER GOMEZ el apoyo  mostrado a este modesto grupo de corredores.

Crónica por Ibán.
Fotografías: Chelo Fotógrafos.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario