sábado, 14 de junio de 2014

24Doce Moralzarzal Bike

Doce horas antes de que diera comienzo la 9ª edición de la carrera por excelencia de resistencia en bicicleta, el Doce24, España fracasaba estrepitosamente en su estreno mundialista con Holanda, quizás premonición de nuestro tortuoso día en las 12 horas de Moralzarzal.
A esta prueba la denominan la de las 1000 carreras y es que no es una carrera al uso. En ella se dan cita miles de ciclistas y cada uno de ellos compite con la gasolina de una motivación diferente. Unos corren por el título, por intentar tocar el metal del campeonato de Madrid de resistencia. Otros lo hacen por los patrocinadores o por hacer un reportaje para la revista en la que trabajan, qué se yo. Unos pocos puede que compitan por testar material o por dar a conocer algún producto de una nueva marca. Y otros motivados por una apuesta con el vecino, con el cuñado o el compañero de colegio. Quizás por un pique con el grupo de salidas de los fines de semana.

Eso da igual, no importa de dónde nazca la necesidad de participar en una carrera de resistencia en bicicleta de montaña, lo relevante es que pese a que parezca antinatural pasar 12h montando en bici no está lejos de la esencia del ser humano.
El equipo de TuneBike que acompañó a Arturo Ortiz

Hay algo ahí dentro, no sé si en lo más profundo de nuestro cerebro. Escondido entre los genes de nuestras células. Acechando oculto en algún lugar de nuestras tripas que nos hace competir y mejorar. Algo que hace callar al demonio que nos arrastra al sillón y nos aparta de las zapatillas de correr. La misma voz que te dice que bajes el ritmo en esa cuesta, o que te intenta decir que 10 segundos más en un descenso no es tanto. O que total, que, qué más da hacer 50km que 70km… total es lo mismo.  Casi todos nos apuntamos al DOCE24 para callar a esa voz, y demostrándola que es una necia y que el esfuerzo merece la pena. Está claro que muchos no podrán competir contra los “GRANDES”, pero sí pueden competir entre ellos, siempre podemos medirnos contra el vecino que presume de montura nueva y que pese a tener más dinero no le va a echar más coraje que tú, eso está claro. O darle caña al cuñado antes de que le dé por sacar el comentario en la próxima reunión navideña.
De ahí que sea la prueba de las 1000 carreras, cada uno compite contra quien quiere. De ahí que nadie pare, que se vean luchas tan interesantes entre el 1º y el 2º equipo como las hay entre el 175 y el 176…. Todas ellas son importantes…todas ellas son magníficas. Gestas que no aparecen en las revistas deportivas o en los libros de historia, pero que alimentan las tertulias de bar y las reuniones de amigos.
Y así comienza nuestra batalla, el equipo TUNEBIKE+DOYOUBIKE TEAM nos presentábamos en Moralzarzal con todas las ilusiones del mundo, sobre todo después de que el año pasado el TUNEBIKE hizo segundo en la versión de 24 horas, con Abelardo Martínez Tarazona en mi lugar, por lo que elegimos realizar los mismos turnos, primero Jabel, luego yo, después Manuel y finalmente Tony, Jabel al ser el más potente de los cuatro podría aguantar la rueda de los miura en las dos primeras vueltas y abrir hueco con los demás equipos del top ten, el plan seguía con relevos a dos vueltas cada uno que nos daba un margen de descanso de 2h 15 min entre cada relevo, pero………vuelta de formación, Jabel a fuego con los cinco primeros y en la primera zona técnica el quinto entro pasado en una curva y tiro a los tres que llevaba delante, resultado, los corredores pasaban y Jabel no llegaba, después de 30 agónicos minutos apareció con la rodilla chorreando de sangre y gritando que yo saliera, tres puntos en la rodilla y fuera de combate. Di mis dos vueltas a fuego, relevo a Manuel, este otras dos a fuego, comienza la remontada, turno para Tony y…..en su primera vuelta nos llama, que me prepare que se ha caído y tiene la muñeca dañada. Esto se empieza a parecer al 5-1 de España – Holanda......sin tiempo de comer me preparo de nuevo y finalmente aparece, vuelta lenta, 29 minutos, pero SIGUE EN CARRERA!! menos mal, coraje y fuerza, da otra vuelta y mejora ligeramente. A partir de ahí terminaron los sustos, comenzamos a entrar a relevos a dos vueltas, marcando regularmente 23-24 minutos por vuelta y remontando. En el ecuador de la prueba habíamos empatado con los cuartos, quintos y sextos a vueltas y estábamos a una vuelta de los terceros, empezamos a creer en los milagros, pero la falta de un corredor se empezó a notar y ya no éramos capaces de mejorar los tiempos por vuelta, con apenas una hora y media entre relevo y relevo no había ganas de comer, nos alimentábamos de barritas, geles y plátanos, sumando además que el día fue extremadamente caluroso.


Arturo Ortiz
A partir de las siete de la tarde cambiamos a relevos a una vuelta, consiguiendo mejorar a vueltas a 22 minutos, pero las fuerzas y el desánimo ya no acompañaban, sobre todo porque pensábamos que al no dar Jabel ninguna vuelta, a parte de la inicial, nos iban a descalificar. Total, las últimas dos horas de carrera nocturna nos dedicamos a dar vueltas a 29 minutos en modo “disfruting” gozando de la experiencia de pedalear por la noche subiendo y bajando trialeras.
El resultado final es que no nos descalificaron, quedando en el puesto 13 de 123 equipos y los séptimos en categoría de equipos de cuatro masculinos de un total de 23.
Gran experiencia con mis amigos de TUNEBIKE, y destacar la entereza de Jabel, que aguanto en la carpa las 12 horas con nosotros, tomando tiempos y ayudándonos en todo y el pudonor de Manuel y Tony que lucharon como jabatos, mas fotos en  galería de imagenes

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario