miércoles, 28 de septiembre de 2016

XI Marcha Cicloturista de la C. V. (con 400 ciclistas más)



Domingo, 6:30 de la mañana y desayunando... definitivamente esto de la bici me ha dado fuerte. Hoy el madrugón es para la flaca, no había bastante con la BTT. Se celebra la XI Marcha Cicloturista de la Comunidad Valenciana, organizada por la FCCV. La inscripción es gratuita y la marcha "neutralizada", por lo que el objetivo es únicamente pasar una jornada de bicicleta entre amigos y compañeros de afición, dar un bocado en uno de los templos de la bici en Valencia y volver tranquilamente silbando la sintonía de 'Verano Azul' con la cestita repleta de margaritas...

Acudo al velódromo LluÍs Puig en bici desde casa. La mañana es fresca pero se está bien, sin necesidad de manguitos. Llego a las 7:30 y allí me encuentro ya a Miguel. En poco rato la representación de la familia DOYOUBIKE-PACOM para la marcha está completa. Tomaremos la salida David Torrecilla, Miguel, Benja, Alberto Peyró, Alberto Martínez, Edu Toni y yo (César).
A las 8:30, puntualmente, los casi 400 ciclistas nos ponemos en marcha. Salimos por la CV-31 en dirección Godella. Rodamos agrupados y hay que andar con mucho ojo, cualquier descuido puede causar una caída múltiple.




Enseguida nos damos cuenta de que eso de 'neutralizada' viene a significar 'plato grande todo el rato y apretando'. Hasta llegar a Bétera vamos a rodar por encima de 30 km/h y en algunos tramos, a más de 40. El grupo permanece estirado pero sin romperse y pronto el terreno empieza a picar hacia arriba. Pese a ello, el ritmo sigue siendo alegre y al llegar al desvío hacia Canteras, la media es de 29 km/h. A partir de aquí empezamos a separarnos en grupos, cada uno subiendo al ritmo que puede, pero siempre en un ambiente agradable y con constantes coñas y gracietas, sobre todo por parte de los que subimos arrastrándonos.



Poco tiempo dura la dispersión, ya que en el cruce para girar hacia Serra nos paran y volvemos a agruparnos. Los Doyoubike volvemos a rodar juntos, pero pronto las rampas de Serra hacen que cada uno coja su ritmo y nos separemos. La subida hasta el desvío al Garbí es un rosario de 'grupetas' en la que todos sufren las rampas a su manera. Somos muchos los que, a pesar de ser una marcha no competitiva, tratamos de esforzarnos y hacer una buena subida. Finalmente, hora y media después de la salida, llegamos al Chaparral, donde la organización tiene preparado un almuerzo con bocadillos, fruta y agua.


El cielo está totalmente cubierto y la temperatura ha bajado hasta los 15 ºC. Al reanudar la marcha e iniciar el descenso hacia Serra, paso un rato de frío al estar sudado y no llevar nada de abrigo. La bajada es rápida y entre tanto ciclista, siempre hay alguien que arriesga más de lo que toca. A pesar de ello, no hay accidentes y la vuelta hasta el velódromo se hace de forma rápida y limpia. Finalmente llegamos y en la meta podemos disfrutar de un refresco y de la satisfacción de haber pasado una buena jornada de bici sin incidentes.
La marcha tuvo que ser recortada en casi 20 kilómetros al haberse inundado un tramo por las lluvias del viernes, por lo que finalmente se quedó en 65 km.



Ahora, a pensar en alguna otra marcha para hacer con la flaca... ¡¡no todo van a ser ruedas gordas!!


***********
Crónica de César López
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario