viernes, 16 de septiembre de 2016

Segundo triatlón... ¡a la saca!


jNo tuvimos bastante el pasado junio con el triatlón que hemos ido a por el segundo!

El triatlón de junio nos dio tal subidón que, sin pensarlo, nos apuntamos al siguiente que era el de Valencia. ¡¡Qué lejos lo veíamos!! Teníamos toooooodo el verano por delante; íbamos a entrenar como tocaba... En lo que no pensamos fue que durante las vacaciones, nos podían cerrar la piscina donde entrenábamos, así que, cuando nos quisimos dar cuenta, estábamos en la cola esperando para recoger el dorsal. Ay mare!!
Creo que para este triatlón ninguna estaba preparada psicológicamente (algunas ni físicamente) pero como somos unas jabatas, allá que plantamos nuestras bicis en boxes para lidiar con lo que nos deparara esta prueba. Encima de los nervios por no estar preparadas al 100%, va y nos toca madrugar. A las 7 ya estábamos allí para empezar con el ritual de la preparación de todo el material en tu hueco dentro del box.
Cuando estás en esta tarea, creo que es la primera vez que eres consciente de que esto va en serio, que dentro de nada empezará la fiesta en la que habrá momentos que no serán muy divertidos. Y claro, empiezas a pensar en todo lo que te espera y te entran nervios, dolor de barriga y ¡mucho pis!
Ya se iba acercando la hora, cada vez más nervios a medida que nos íbamos acercando al momento del inicio y, de repente, vemos a Sonia, Edu y “tío chungo”. ¡Qué subidón nos dieron al ver el madrugón que hicieron para venir a animarnos! Con este subidón y los besos de rigor a los maridos que estaban y a Edurne, nos fuimos a la salida. En este triatlón nos separaron, saliendo a las 08:07 Sonia y Tere y a las 08:14 María y yo (Majo). NO me gustó nada que nos separaran porque entrenamos juntas y todas somos puntos de referencia y encima verlas saltar al agua y empezar a nadar antes que tú te hace pensar: 'será precís??'


Y así sin más, ale, ya estábamos nadando... cada una en su turno. Esta vez la natación fue mejor y aunque aun se puede mejorar, súper contentas porque todas bajamos tiempo. Con toda el agua tragada, sal corriendo del agua, corriendo entra al box, corriendo ponte el casco, dorsal, gafas, zapatillas, coge la bici y sal volando.
Aquí la anécdota la protagonicé yo, que me lié y en vez de hacer dos vueltas hice una . Menos mal que teníamos a José y Rado para chillarme: 'MAJOOOOOOOOO QUE TE QUEDA OTRA VUELTA'. Así que me tocó volver a salir de box con la bici y dar otra vuelta perdiendo unos 3 minutos... Cachis, por eso no subí al podio (jijijiji).
Ya la cosa iba acabando. Ahora tocaba correr y eso hicimos: correr lo mejor que podíamos. Esto ya estaba siendo pan comido para nosotras y cuando nos quisimos dar cuenta nos encontramos con la subida de la rampa del Veles e Vents, intuyendo que era el final. Tras subir la rampa y acordarte de toda la organización por hacer que la subiéramos, empezaban ya los nervios y esa sensación de alegría mezclada con euforia por llegar a la meta, cuando al girar estaban nuestros chicos de Doyoubike dándolo todo por nosotras. Eso si que fue un chute de energía y no los geles.


Con ese empujón extra y esa alegría entré a meta. Casi muero de emoción cuando me estaban esperando Sonia y Tere bajo el arco. Esto fue lo único bueno de que ellas salieran antes que yo: esa espera en meta.
Y tras este abrazo, nos giramos para esperar a María. ¡Ahora sí que estábamos todas! ¡Lo habíamos vuelto a hacer! Habíamos conseguido acabar sanas y salvas (y con tiempos récord para nosotras) nuestro segundo triatlón. Entre tanta euforia y abrazo colectivo vi la cabecita del mejor animador que pueda tener: el Pepito (mi padre). Ese momento de abrazarlo en meta es indescriptible y no hay palabras.
Una de las cosas que entendimos todas ese día fue la importancia de contar con la gente que quieres y el chute de energía que te dan los ánimos. Ese día entendimos la importancia de tener a los Doyoubike animándonos. Gracias Sonia, Edu, 'Tío chungo', Sonia, Iván, Miguel, Rafa, Nico, José, Rado, Edurne y Jorge (desde el tabajo) por estar ahí. El compartir este nuevo reto con vosotros fue lo más.


Y ale. Ya pasó. Más rápido de lo que nos imaginamos. Con sensaciones muy buenas, con récords personales, quedando todas entre las 200 primeras, que eso para nosotras era impensable hace un tiempo. Nosotras somos el claro ejemplo que si se quiere algo, con constancia y entrenamiento, se consigue. Pero lo mejor de toda esta locura, es la amistad y los vínculos tan fuertes que estamos creando. Eso no nos lo quita nadie. ¡Arriba esas chicas Doyoubike! Ahora toca contestar a la siguiente pregunta: ¿cual es el siguiente reto?? 'Go go go' hasta nuestra próxima locura.
 

***********
Crónica de M.ª José Planells
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario