miércoles, 24 de junio de 2015

II ENDURO RACE MORELLA: LA MAGIA DEL LADO OSCURO

No es fácil describir con palabras todo lo vivido estos dos días en Morella. Ha sido un fin de semana muy intenso, donde nuestros bikers Jose Sevillano, Ibán Gómez y Miguel Pérez, se han emocionado, divertido y sufrido, hasta el punto de caer exhaustos, vamos, “que han gozado como perras”.

Todo empezó hace un par de meses cuando Jose lió a Ibán ( que se deja liar con mucha facilidad) para embarcarse en esta aventura. Era la primera vez que iban a participar en una prueba de estas características. Miguel ya es gato viejo en este tipo de eventos. Para los que no conocéis en qué consiste el enduro os explico por encima: es una disciplina del mtb donde se cronometran los tramos de bajada, llamados especiales y te dan un tiempo para los enlaces entre una especial y otra. Si eres buen rodador en los tramos de enlace te sobra tiempo y puedes descansar antes de que empiece tu crono antes de la siguiente especial. El orden de salida de la prueba viene marcado por una prueba clasificatoria que se realiza el día anterior y consiste (por lo menos en este caso) en un descenso urbano. Para los que conocéis Morella, desde lo más alto del castillo hasta las afueras de las murallas, bajando por las calles más empinadas con escaleras. El primer clasificado sale al día siguiente el último y así consecutivamente.
J.Sevillano espectacular

El sábado por la mañana nuestros bikers estuvieron reconociendo el trazado del descenso, calculando milimétricamente las trazadas por donde hacer pasar sus bicis para no dar con sus huesos con el suelo y poder arrancar al crono unos cuantos segundos. El recorrido de la prueba era BRUTAL, nunca nos habíamos enfrentado a nada igual y en algunos puntos se nos ponía la carne de gallina al pensar que teníamos que bajar por ahí con nuestras bicis. A las 14:30h dio comienzo la prueba. Desde lo más alto del castillo las vistas eran espectaculares y mientras esperabas a que te diesen la salida, un corredor cada treinta segundos, no podías evitar que los nervios y una pizca de miedo, invadieran tu cuerpo. Cinco, cuatro, tres, dos, uno y el crono se ponía en marcha: máxima concentración y a por todas.

Las primeras escaleras nos estaban esperando, inclinadas, muy inclinadas, estrechas, muy estrechas y de piedra viva. (por estas escaleras pasó Jaime I cuando reconquistó la ciudad a los moros). Una vez pasado este difícil tramo y con los nervios un poco más relajados venía una zona menos técnica donde había que apretar bien los pedales para no perder tiempo. La salida de la Basílica por la escalinata principal marcaba el inicio puro y duro urbano y se sucedían las 2chicanes" con escaleras y calles estrechas donde se agolpaba la gente para animar a los bikers. Estos ánimos te dan alas y hacen dar lo mejor de cada uno; una vez superada la muralla exterior de la ciudad, una senda muy divertida te llevaba hasta la meta.
Ibán dándolo todo

El domingo era harina de otro costal, algo a lo que estamos más acostumbrados: 32Km con 1100m de desnivel positivo acumulado nos estaban esperando. Era como hacer una marcha de la Serranía pero concentrada. Unas bajadas guapísimas y unas subidas de infarto donde en algún punto tenías que cargar con la bici al hombro para poder pasar. Hubo un punto en concreto donde instalaron un pasamanos para evitar sustos y que los bikers se sintieran más seguros ya que había un precipicio que daba la “risa” (por cierto nos hicieron pasar dos veces por ese punto).


A las 8.00h se daba inicio la prueba y se iba saliendo en grupos de cinco corredores. Cada dos minutos, llegar al primer tramo cronometrado te advertía de lo que tenías que sufrir para terminar la prueba.

Estas bicicletas no son las rígidas a las que estamos acostumbrados y su geometría y peso es completamente diferente. Están pensadas y diseñadas para bajar y poder subir a un ritmo suave. De nuevo se ponía en marcha la cuenta atrás: cinco, cuatro, tres, dos, uno, cero y como en el día anterior la concentración al máximo para evitar cometer errores. El primer tramo cronometrado tuvo de todo un poco: el principio sobre una pista de tierra y piedra suelta, a continuación una senda por un bosque con mucho flow y acabando en un tramo un poco más técnico sobre unas rocas que te miraban amenazantes.
Nuestro gran 3er corredor Miguel

La segunda especial era la más corta de todas aunque la que más verticalidad tenía. Una senda donde se sucedían curvas imposibles de 180º con rectas inclinadas por la ladera de un barranco donde se podía ir muy deprisa.La tercera especial era la más compleja: el inicio ya daba que hablar, una zeta de infarto donde era muy complicado meter la bici por la trazada correcta para evitar hacer un invertido y acabar en el suelo encima de alguna roca. Pasado este mal trago había que pedalear por una senda en un falso llano hasta llegar a la zona más divertida donde se podía bajar a gran velocidad sorteando todo tipo obstáculos (piedras, árboles, chicanes…).
La familia Doyoubike

Este bonito recorrido te dejaba en lo más profundo del barranco y después de tener que cruzar un precioso riachuelo, teníamos que continuar por la senda hacia arriba. Una auténtica tortura para los bikers. El casco integral parecía que se hacía más pequeño y no te dejaba respirar. La cuarta especial fue la más divertida de todas y donde se alcanzaron las velocidades más altas; un sendero que en algunos tramos era sobre piedra viva y unas trazadas rectilíneas donde podías sentir como corría la adrenalina por las venas.

Nuestros bikers lo hicieron lo mejor que pudieron e Ibán se llevó el gato al agua, al ser el más regular y no tener problemas técnicos.

Agradecer a Doyoubike y Pacom por el apoyo recibido y una vez más a la gran familia Doyoubike Team que se desplazaron en masa a apoyar a nuestros bikers y darles ese aliento de fuerza, con sus vítores y aplausos en los momentos más duros. Crónica by Ibán.
ALBUM E.R.M. CONCHA VAZQUEZ (FOTÓGRAFA CONCHA DYB TEAM)
Más videos y fotos aquí. (CLUB CICLISTA DOYOUBIKE)

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario