domingo, 10 de junio de 2018

El Alto del Romero


Penúltima salida oficial del Club de este primer semestre del año, para la que nos juntamos Ángel, Martín, Gerard, Luis, Adolfo, Eusebio y este que escribe... no en Valencia, como es lo habitual, sino que el punto de encuentro fue en Olocau, ya que el perfil de lo previsto no invitaba a rodar hasta allí si queríamos comer en casa.

A las 9 y poco ya estábamos listos, con un cafelito en el cuerpo, rodando hacia el cementerio del pueblo para enlazar con el camino de Aragón, asfaltado, fácil para ir entrando en calor y luego llanear en paralelo al Canal Principal del Camp de Tùria.
Un calentamiento al que se le da un puntito más de exigencia pasada la cañada de Bolilla (ya en el término de Llíria).



Allí se gira a la derecha por la travesía del Pla dels Calvets, rodando entre urbanizaciones, donde el camino ya pica claramente hacia arriba y donde empezamos a esquivar charcos de agua y zonas embarradas... incluso había regueros de agua. Pensábamos que nos iba a pasar como a los compañeros que estaban en Beteta y que tendríamos barro, pero... nada. pasada una vivienda donde parecía que se habían olvidado de cerrar el agua al llenar la piscina, todo seco de nuevo.



Dejados atrás unos campos de naranjos, empezaba la primera subidita seria del día (último kilómetro al 6,6% de media), que no hicimos solos, sino acompañados de unas motos que Martín se empeñó en cogerles el rebufo... si no fuera porque le metió tanta potencia a la rueda que la hizo derrapar, seguro que hubiese llegado arriba con ellas.



Un poquito de bajada para relajar las piernas y volvemos a girar a la derecha para acercarnos a la Calderona, por la pista de la Espartosa, en paralelo al barranco de la Escarihuela. Nada complicado el llaneo, por lo que se puede disfrutar del paisaje, soltar alguna broma... al menos hasta que se cruza el pedregoso barranco, donde la pendiente cambia bruscamente y avisa de que empieza lo serio.



Es el primer escalón de los tres que hay que superar para alcanzar el Alto del Romero.
(3,8 km al 6% de media).
Como valientes que somos, decidimos hacer el bucle largo de esta subida, desviándonos a la derecha por la pista del Rinconcillo, un camino que han ensanchado y alisado pero que sigue teniendo su dureza original en algunas rampas.



Reagrupamiento a mitad camino (en el collado Royo), porque estas cosas es mejor sufrirlas en grupo y todos hacia la casa del Catalán, pasando por la falda del Alto del Romero (mejor no mirar todavía lo que nos quedaba). De nuevo una merecida aunque corta bajadita y a por el segundo escalón del ascenso, otra vez por la pista de la Espartosa.



En esta ocasión había que salvar esos 1,5 km al 7% de media a los que nos retaba el collado del Lobo y prácticamente ya estábamos al lado de la nava del Navajo (Altura), antigua nevera restaurada por la Asociación El Cantal.



Y ya que habíamos llegado hasta aquí, quedaba muy mal no culminar la última parte de la ascensión. así que abandonamos la comodidad del camino del collado del Lobo, torciendo a la derecha por un caminucho inicial de 430 m al 10% de media y luego un tramo en el que no se sigue el camino sino los quejidos de los compañeros atravesando aliagas (100 m al 14% de media) para llegar al Alto del Romero... pobres pantorrillas.



Tuvimos nuestro momento de senderismo (con calas) para ir al vértice geodésico, echar unas fotos, comer algo y sobretodo disfrutar enormemente de las vistas. Realmente espectaculares, merecedoras de todas y cada una de las pedaladas que habíamos dado.



Faena hecha. Ahora a bajar. Concretamente entre el cerro de las Navas y la peña de la Hiedra, directos a la fuente del Rebollo que, aunque cayese un hilito de agua, era más que suficiente para rellenar los bidones que no habían hecho más que vaciarse hasta ahora.



Aquí hicimos asamblea y, viendo las horas que eran y que el sagrado almuerzo se estaba retrasando algo más de lo previsto, optamos por dejar pasar la opción de tirarnos por la senda de la Mata e ir lo más rápido posible hacia Gátova. Y eso hicimos. Por el camino de las Lomas (de nuevo con maravillosas vistas) fuimos ascendiendo poquito a poco hasta el desvío de la senda de la Mata y, elegantemente, le hicimos un quiebro.



Bajada que tenía su aquel con los resaltos, curvas más cerradas de lo previsto inicialmente... pero que se dejaba hacer. Anda y que no la cogimos con ganas aunque sólo fuesen 2 km (qué rápido pasan cuando vas cuesta abajo...).



Parada en Gátova con cambio de mesa en el bar (no nos gustaban las entradas de Sol y las cambiamos por las de sombra), cada uno se pidió su tentempié y, como viene siendo habitual, a comentar la jornada y echarse unas buenas risas (esta vez centradas en las herramientas que cada cual suele llevar en las salidas) antes de bajar por la carretera a Olocau y despedirse de los compañeros.





En resumen. Una buena y completa mañana de pedaleo que tenemos que tuvimos, también, gracias a los patrocinadores del Club Ciclista Doyoubike: Doyoubike, PACOM Systems, Edetania Personal Bankers, Talleres Gonzalo y digitis.

Nos vemos en la siguiente (la última antes del parón de verano)..

**************************
Si quieres ver todas las fotos de la salida, las tienes en la galería.

Este es el vídeo que se curró Gerard de la salida:




Si quieres descargarte el track de esta ruta, este es en enlace.





*************************
Crónica de Paco Pérez

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario