lunes, 9 de abril de 2018

II Ale Cycling Gandia


Nunca había recogido un dorsal de noche. Menudo madrugón con eso de que la salida de la II Ale Cycling Gandia se daba a las 8 de la mañana (que luego fueron pasadas las 8:15 porque la cola de los dorsales era de aúpa, los actos protocolarios previos...). Total, que tarde, sin haber tomado ni un café y más atrás de lo que Miguel hubiese querido, empezamos a dar pedales. Menos mal que nos saludamos antes, porque sin salir de Gandia, ya se había escapado... Y es que ya se sabe que esto es un salir a por todas desde el minuto 1.


Para el resto de mortales, ir remontando el río Serpis hacia Villalonga podría considerarse el calentamiento. Según el libro de ruta tendríamos 4 puertos en el recorrido (dos de ellos cronometrados), siendo el puerto de la Llacuna el primero en aparecer, justo a la salida de esta población.


Dos partes diferenciadas. La primera mitad con bastante más pendiente (unos 4 km al 9% de media) y luego la segunda parte más tendida y llevadera, pero con la temida rampa de la que todos hablaban (230 m al 14,6% de media)... pero unas vistas preciosas una vez salías de la pinada de la primera parte.
Superada la cota más alta del recorrido (686 m), nos dejamos caer por el camino de la Llacuna hasta el cruce con el de l'Orxa, frente al Tossal dels Banyons. Ahí vendría el descenso del que ya me habló César.
La de bidones que había por el suelo y es que el firme en esos 5 km de bajada, es demencial: baches, gravilla, parches... Saliendo de l'Orxa eran los brazos los que necesitaban ahora un descanso.


7 Km nos separaban de Beniarrés, donde estaba el segundo puerto y primer punto de cronometraje que había colocado la organización. Carretera ancha (CV-701) rodeando y siempre picando hacia arriba con más o menos intensidad, que era cómodo de hacer yendo en grupeta.  Lo 'serio' empezaría tras una curva de 180º a la entrada del pueblo. Pasar por los sensores y arriba.


Puerto no excesivamente exigente (en función de lo que te quisieses apretar) que llega hasta la cabecera del barranco de les Creus y acababa entre el alto de Pinaro y el Racó de Forner. De nuevo preciosas vistas en el ascenso, esta vez sin árboles que nos protegiesen del Sol o del viento.


Descenso limpio por la umbría de la Sierra de Benicadell rozando Salem hacia Castelló de Rugat por la CV-705, para cubrir los primeros 50 km de la marcha con algo más de 1200 de acumulado. Cabía la posibilidad de avituallarse en Ráfol de Salem antes de lanzarnos a  superar unos 2,5 km al 5,5% de media en la serreta de Ráfol. El último escollo importante previo 'disfrute' de 6 km hacia abajo en el que la gente se apretaba de lo lindo, incluso cruzado el barranco de la Xara que hay ese kilómetro al 4,5% constante previo a la Pobla del Duc, se tiraba de riñones y de lo que fuera para no perder velocidad.
Era como si hubiesen ganas de llegar al tercer puerto lo antes posible y devorar esos 11 km que nos separaban de su base, habiendo salido de ya Quatretonda. Lo que viene siendo una aproximación rápida.


Un puerto cortito, pero claro, después de haber ido como se fue para llegar hasta allí, pues las piernas lo notaban, aparte de que ya estábamos casi en el Km 80. Menos mal que siempre hay alguien en el grupo que se sacrificaba y nos iba subiendo al resto por la Sierra de la Creu. Sacrificio subiendo y bajando, porque como dejases tres metros con el de delante, anda y que lo volvías a enganchar. Nada de relajarse en el camino a Barxeta por la CV-600 y eso que el terreno era favorable (siguiendo el río de Barxeta) hasta esta localidad. Luego empezaría a ir picando hacia arriba y cada cual que hiciese lo que pudiera porque dejó de haber grupo al que seguir.


En el barranco de Serafí teníamos un nuevo avituallamiento. Paradita rápida de cara a afrontar los últimos 40 km con algo de combustible... pero no. Serían menos en mi caso. Ya se estaba desviando a los ciclistas por el racó de Balderanes en vez de seguir por el trazado de la prueba hacia el Pla dels Corrals, el último puerto marcado y cronometrado...


Miguel sí que subió a Barx cumpliendo con el 100% del recorrido oficial. En mi caso, subimos hacia la montaña de Palomara (1,7 km al 6% de media) y nos reencontramos con el recorrido de nuevo en Simat de la Valldigna, con falso llano hacia abajo y viento de cola... si no a ver cómo podía yo sostener 45 km/h a estas alturas de prueba.
Pasamos Tabernes de la Valldigna (cuarto avituallamiento) en dirección a la costa hasta el Camino Real de Cullera, donde un giro de 90º nos ponía en paralelo al mar. El viento que nos ayudaba hasta entonces, pasó a entrar de costado... menos mal que las cañas lo conseguían debilitar algo en estos 8 Km de recta infernal que quedaban para entrar en Gandía.


Entrada, que no terminar... Eso parecía al meternos en el Paseo Marítimo, pero había que recorrerlo desde la p hasta la última o; 2 km por ese traqueteante adoquín y sobresaltos para los pasos de peatones que consiguieron que la sonrisa al cruzar el arco de meta, fuese más de alivio que de satisfacción por haber terminado.

Con respecto a la clasificación de la marcha, así quedamos:


Y no puedo terminar la crónica sin agradecer, como siempre, a nuestros patrocinadores: DoyoubikePACOM SystemsEdetania Personal Bankersdigitis y Talleres Gonzalo, por todo el apoyo que nos dan.

Hasta la próxima.


*********
Si quieres descargar el track de la marcha alternativa, este es el enlace:





Si quieres ver las fotos de la prueba, las tienes en la galería.

*********
Crónica de Paco Pérez.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario