viernes, 10 de junio de 2016

SI, ESTAMOS LOCAS Y....???????. TRIATLON DEL MARITIM


Y ¡por fin llegó el día D! A todo el mundo que le decíamos que íbamos a hacer un triatlón,
nos miraba de arriba a abajo y las primeras palabras que escuchábamos era: ¡¡estáis locas!! Eran más los contra que los pro... pero teníamos algo que nadie entendía: ilusión, amistad, compañerismo,valentía, osadía y sí, un poco de locura también.

Sabíamos que lo queríamos hacer pero la mayoría ni siquiera habíamos nadado nunca en el mar... Así que nos pusimos manos a la obra a nuestra manera! Estuvimos entrenando cuando podíamos, ya que cada una tiene unas obligaciones. Eso sí, era sagrado ir los lunes a nadar a la piscina. Nos apuntamos a la Petxina y allí hasta el monitor de la piscina nos miraba con asombro porque nuestra técnica no era muy profesional que digamos, pero “las sirenitas de la petxina” lo intentaban como podían.

Y así entre nervios, entrenamientos y miedos fueron pasando los dias y llegó el 4 de junio.

Ese dia quedamos pronto, sobre las 8 en la zona de boxes. El día amaneció despejado y
parecía que iba a hacer un dia espléndido, pero conforme iba pasando el tiempo se empezaba a nublar... nadie imaginaba cómo acabaría el dia.

Nuestras chicas del TRI DOYOUBIKE PACOM: Majo, Tere, Sonia y Maria

A las 8:20 nos reunimos las 4, estábamos menos nerviosas de lo que imaginábamos aunque estábamos expectantes y la procesión la llevamos cada una por dentro. Cogimos las bicis y nos pusimos en la cola para entrar a boxes, cuando Sonia dijo que sacáramos el DNI, ahí empezó la primer anécdota: ¡se me había olvidado! Me tocó pedalear con todas mis fuerzas para ir a mi casa a cogerlo. Tere también tuvo que correr a cogerlo, pero solo al coche.

Cuando volvimos a estar juntas, Rober nos trajo unas barritas energéticas y geles que los
chicos nos dijeron cómo y cuándo tomarlos. Cómo se nota que las carreras las hacen ellos y nosotras somos las animadoras jijiji

Con nervios y repasando todo, dejamos todo preparado en el box. Ya iba quedando menos. Tras hacer pis típico de los nervios, varias fotos, besitos cada una a su chico, menos yo que ese día cambié a mi Perpi por mi Pepito, nos fuimos a la arena. Allí ya se respiraba la adrenalina. Esa pasarela de la playa parecía el corredor de la muerte. Menos a María, al resto era lo que mas miedo nos daba: tener que nadar en aguas abiertas. Solo lo habíamos probado un par de veces y la verdad es que buenas sensaciones no teníamos.

Ya en la orilla, empezamos a calentar y cuando nos dimos cuenta nos dijeron que nos
pusiéramos ya para salir. Ahí si que empezó el corazón a latir a toda pastilla. María se puso en primera fila como buena nadadora que es. El resto (Sonia , Tere y yo) nos pusimos al fondo a la derecha como novatas de pro que éramos.

Nos pusimos las gafas, nos pusimos a mirar hacia el mar y de repente sonó la bocina.
Ya estaba, ahí empezaba... la verdad es que no me acuerdo del agua de si estaba fría o no; tenía tantos nervios que sólo pensaba en meterme a nadar y sobre todo, no quedar la última.

Para mí lo peor fue esta parte, nunca creí que se fuera a hacer tan largo. Parecía que me
estuvieran corriendo la boya. Era una sensación de como si estuviera dándolo todo y no
avanzara nada.Tras pasar ese instante del “no puedo” y “qué narices hago aquí”, me puse a nadar como pude y tras una eternidad conseguí rodear la boya y nadar hacia la salida. Esos momentos de lucha, tú contra el mar, no se me olvidarán jamás. Bueno creo que a ninguna.

Tras el esfuerzo, conseguí poner pie y salir del agua como pude. Mi padre me dijo que salí
desencajada.

En la orilla conseguí alcanzar a Tere. Sonia y María ya habían salido. Así que como pudimos fuimos a la zona de boxes. Tere la pobre iba con flato por lo que no pudo correr mucho en las transiciones (ella las llamas transacciones).
Nuestras chicas se iniciaban en en la triatlón 

Yo llegué medio corriendo y enseguida cogí la bici. Logré salir casi a la vez que Sonia.

Ahí yo creo que fuimos conscientes, por primera vez, del agua que estaba cayendo y
aunque mucha gente me decía que podría tirar con la bici de montaña por el agarre, me costó coger a Sonia que iba por delante con la de carretera.

Pero fue montar en la bici, bajar las pulsaciones, coger el ritmo de la respiración y empezar a disfrutar realmente de la experiencia que estábamos viviendo. Del agua que caía no veíamos y en las curvas nos tocaba frenar pero esa imagen de la avenida Tarongers para nosotras solas y lloviendo no la cambio por nada. Todas coincidimos en lo mismo: nos sentimos "pro" por momentos. Y aunque teníamos que estar con cien mil ojos por la fuerte lluvia que caía, creo que todas disfrutamos como enanas.

Me reí muchísimo, grité a pleno pulmón y hasta llore de la risa mientras íbamos pedaleando. Íbamos animando unas a otras y así se nos paso volando el trayecto. Cuando nos quisimos dar cuenta, estábamos otra vez en el box cambiándonos las zapatillas para salir a correr.

En ese momento estábamos empapadas pero las cuatro aun teníamos energía para continuar pese a la lluvia. Así empezamos a correr cada una a su ritmo... y se cumplieron nuestras profecías.
María llegó la primera, como la más preparada del grupo que está, luego llegué yo y muy
seguida llegaron Sonia y Tere.

Ese momento de llegada a la meta es especial e indescriptible; se tiene que vivir para
entenderlo. Te pasan todos esos días de entrenamiento, risas, miedos, nervios, peleas entre parejas por tener que entrenar. Todo eso te pasa por la cabeza pero cuando pasa por debajo del arco, eso se desvanece y solo queda satisfacción, orgullo,compañerismo, amistad, amor... esos abrazos cuando íbamos llegando una a una a la meta entre nosotras son irrepetibles porque son sinceros, son abrazos de amigas que están para lo bueno y para lo malo. Porque lo que vivimos todas en el triatlón se nos quedará grabado para siempre muy dentro de cada una.

Nadie daba nada por nosotras. ¿Estábamos locas? No, estábamos preparadas... Y lo
logramos. Hicimos nuestro primer triatlón y tras la resaca de adrenalina y subidón, ya
estamos con mira para el siguiente en septiembre, porque ahora a las chicas del DOYOUBIKE-PACOM no hay quien las pare. Go! Go! Go!

Track de lo circuitos: 
http://www.santandertriathlonseries.com/valencia/infocarrera.html#circuitos

Galería de imágenes


**********************************
Crónica de MariaJosé Planells
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario