miércoles, 4 de febrero de 2015

LOS DO YOU BIKERS desde Bejis hasta la Base Salada en el término del Toro .

Quedada bien matutina a las 7.30 en DYB Puerto y salimos de Valencia una vez reagrupados (el Master Salobre, Miguel, Javi, Rado, Sebas, Berto, Guido y Pako) por lo que se emprende la marcha formando un convoy ciclista.

En Bejís nos espera el buen amigo Ramón “Anquela” y tras preparar las bicis y abrigarnos, iniciamos la marcha por carretera asfaltada. A unos 500 m. comienza la pista (menudo inicio) con rampones del 16% mantenidos.


Todos juntos pese al frío.


Fuimos ganando altitud, pasando junto al Peñascabia y la Juliana. Conforme ascendíamos , la fuerza del viento hacía que la marcha fuese más dura, el paisaje mudaba, surgiendo las especies de matorrales del monte alto.




Pasamos junto a un rebaño de cabras que pastaban no se muy bien qué, ya que por esas altitudes hay más bien poco que pastar. Con la sensación térmica de -6 o -7º C, no hubo valiente alguno que sacase el móvil para hacer alguna foto.


Disfrutando del paisaje


Paramos a pegar un "mos", intentando parapetarnos del incesante viento, que junto con los copos de nieve que golpeaban la cara hacían que pareciésemos muñecos de nieve. Antes de reemprender la marcha hubo que subsanar el pinchazo en la rueda delantera de Pako. ¡Gracias por la colaboración chicos!




Por último hubo que ascender un rampón interminable a la vista, impracticable ya que las piedras sueltas, la pendiente y el enorme viento lateral que soplaba (50-60 km/h) hacía que fuese muy difícil coronar montado (mención especial para “el mákina del Rado" que no se bajo de la burra ni pa comer)


Nos quedaban unos 500 m. y continuaba cayendo agua nieve mezclada con copos. Por fin se llega a la base, que hoy en día se encuentra en estado de abandono total y en su día estuvo el repetidor denominado CT-6 que enlazaba con otro repetidor situado en el Puig Mayor de Mallorca (también llamada Base el Toro) famoso por sus túneles.



Base abandonada


Iniciamos una visita rápida por las instalaciones con nuestras jacas hasta la explanada del helipuerto inmortalizando el momento. Una vez nos reagrupamos todos, felicitamos a Guido por el pundonor demostrado tanto él como el resto del grupo al haber realizado el ascenso hasta los 1580 m. con unas condiciones meteorológicas tan adversas y haber salido airosos (jeje)

.
El descenso por la carretera (que en su momento fue de uso militar) hasta el Toro, fue bastante cómodo. En el Toro repusimos fuerzas (café con leche calentito y magdalena), continuando una marcha alegre de pedaleo por la pista rápida en dirección al Barranco del Resinero y el precioso poblado del Molinar.


Esperando al helicóptero ¡No vino!

Aterrizamos sobre las 15.30 en Bejís tras 6 horas dale que te pego. Solo nos quedaba darle buena cuenta a "La olla". Una conversación tras otra y fuimos pasando a los cafés, con risas y voluntad de hacer nuevas escapadas. 

¡Ya nos vemos en la próxima! 
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario